GENERAL

Karuta: el juego de cartas que seguramente no conocías

La escoba, la brisca, el tute… En España tenemos una variedad inmensa de juegos de cartas, pero ¿te habías parado a pensar qué clase de juegos existen en Japón? Hoy os traigo un artículo sobre un juego que me cautivó a primera vista, no sólo por su interesante trasfondo histórico-cultural, sino también por la pasión y la energía que desprenden sus jugadores en cada partida. ¡Me refiero al karuta!

karuta juego de cartas

Karuta, juego de cartas: un poco sobre su historia

Ahora, un poquito de historia. Entre los siglos VII y XII la nobleza disfrutaba de un pasatiempo conocido como kai-awase, que consistía en encontrar las dos mitades de una concha cuyo interior contenía pinturas muy elaboradas, generalmente con fragmentos poéticos. Cierto es que los japoneses siempre han sido muy de puertas para dentro, fieles defensores de su cultura y recelosos ante los extranjeros, pero en el siglo XVII quedaron embelesados antes las cartas europeas que traían consigo los comerciantes procedentes de Portugal. Fue tal su interés que decidieron adoptar esos pequeños cartones rectangulares y crear un nuevo juego basado en el rompecabezas que tanto les entretenía. Así que no, no es tu imaginación, karuta viene de la palabra carta.

El karuta viene jugándose desde el periodo Edo (1603-1868) y existen tres modalidades: el iroha-karuta, que consta de 48 proverbios japoneses; el okabe-garuta, que es una variación obsoleta de la anterior en la que las cartas representan 48 monstruos de la mitología japonesa; y, por último, la más conocida, el uta-garuta, en la que se plasman los famosos 100 poemas recogidos en el Hyakunin Isshu (cien poetas, cien poemas).

Hago un inciso: si te interesa conocer un poquito más sobre esta obra puedes obtener un ejemplar traducido a nuestro idioma gracias al trabajo de José María Bermejo y Teresa Herrero (Editorial Hiperión). ¡Yo lo tengo y te recomiendo encarecidamente su lectura si quieres ahondar en el tema!

Juego de cartas Karuta: ¿cómo se juega?

Entonces, ¿en qué consiste el karuta? Es muy sencillo. Dos jugadores se disponen uno en frente del otro y cada uno coloca sobre el suelo (o tatami, generalmente) 25 cartas de un mazo de 100. Estas cartas, junto con las que recita un orador (o un CD en su defecto), forman los tanka o poemas del Hyakunin Isshu, de 5 versos y 31 sílabas. Las 50 cartas que se encuentran entre los jugadores se conocen como torifuda (“cartas para agarrar”) y contienen la segunda parte de los poemas, formada por dos versos; mientras que las cartas que va sacando el orador reciben el nombre de yomifuda (“cartas para leer”) y en ellas aparece, la primera parte, de tres versos.

karuta juego de cartas

Los jugadores tienen 15 minutos para memorizar la posición las cartas. Acto seguido, el orador lee al azar la primera parte de unos de los 100 poemas y los jugadores deben atrapar, si está delante de ellos, la carta que corresponda a la segunda parte de dicho poema. Quien lo consiga, entrega una de sus cartas a su oponente, quedándose con una carta menos. Y, como puedes imaginar, ¡gana quien se quede sin cartas! No es muy difícil, ¿verdad?

Desde hace más de cien años se juegan torneos competitivos de manera individual o en grupo, siempre siguiendo el formato y las reglas dictadas por la Asociación de Karuta de Japón.

¿Te he aburrido con tanto dato? Bueno, ahora te hablaré un poco sobre la obra gracias a la cual conocí el karuta: Chihayafuru. Aunque yo vi el anime, este es una adaptación del manga original creado por Yuki Suetsugu en 2007, con 44 tomos por el momento y aunque parezca mentira, ¡todavía está en publicación! Ojo lo que da de sí el jueguecito… Aunque la historia se centre principalmente en el karuta, pertenece a la demografía josei por lo que alguna que otra dosis de amor también está asegurada.

Por otro lado, el anime cuenta hasta la fecha con tres temporadas de, 25, 25 y 24 capítulos respectivamente. Si tienes Crunchyroll estás de suerte porque podrás disfrutar cómodamente de todas las temporadas.

karuta juego de cartas

Pero, ¿de qué va Chihayafuru? Chihaya Ayase es una niña que siempre ha optado por animar a su hermana en su carrera de modelo en lugar de tener alguna afición en particular. Cuando conoce a Arata Wataya, un nuevo alumno transferido de Fukui, y este le enseña lo apasionante que puede llegar a ser el juego de cartas tradicional conocido como karuta, su vida da un giro de 360º y… ¡decide convertirse en la mejor jugadora de karuta del mundo! Además, introduce en este mundillo a su mejor amigo, Taichi Mashima, creándose un vínculo muy especial entre los tres jóvenes. A pesar de que luego sus caminos se separen, Chihaya seguirá esforzándose para cumplir su sueño y reunirse de nuevo con sus amigos.

Chihayafuru tuvo un buen recibimiento, aunque no mucha gente lo conozca. Ganó el premio Manga Taisho Award en 2009 y el Kodansha Manga Sho en la categoría shojo dos años después. Y no es de extrañar, porque es una obra maravillosa.

La animación, de la mano de Madhouse, es una delicia; los colores son muy cálidos, preciosos y la fluidez de las partidas de karuta hace que no quieras despegar la mirada de la pantalla ni un segundo. Todo se vuelve súper emocionante teniendo en cuenta que estamos hablando de un juego de cartas basado en una antología de poemas. La banda sonara es igualmente destacable. ¡De mis favoritas sin duda!

Si estás buscando un anime con un toque de romance y además te apetece saber un poquito más sobre el karuta, ¡no dudes en darle una oportunidad a Chihayafuru!

comparte-small

Sobre el autor...

Citizen

Holi, yo soy Laura y estoy muy feliz de poder compartir este espacio con curios@s del manga-anime como yo. Llevo varios años metida en este mundillo y me encanta descubir obras nuevas por lo que espero sorprenderos con un conenido diferente y de calidad. Mi compi de blog Umi y yo somos biólogas y por ello llevamos una cuenta en Insta con un nombre un poco peculiar... ¡espero veros también por allí!

1 Comentario

Publicar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *